09/24/2021

ESTUDIO COMPRUEBA QUE EL IBUPROFENO AL CONTRARIO DE AGRAVAR AYUDA A TRATAR SÍNTOMAS LEVES CONTRA COVID-19

El ibuprofeno es uno de los fármacos más utilizados en todo el mundo por sus propiedades analgésicas, antipiréticas (alivia la fiebre) y antiinflamatorias. A pesar de que su uso continuo no está recomendado debido a efectos secundarios como irritación estomacal o daño hepático, se trata de un medicamento considerado seguro en dosis controladas y lapsos breves que puede adquirirse fácilmente sin receta.

Sin embargo, al inicio de la pandemia médicos de todo el mundo especularon con la posibilidad de que el ibuprofeno y otros antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) provocaran un efecto adverso en las personas enfermas de COVID-19:

La lógica detrás de esta presunción partía de la noción de que los AINEs pueden aumentar los receptores celulares ACE2, la puerta de entrada que utiliza el SARS-CoV-2 para acceder a las células, presentes en pulmones, riñones, vasos sanguíneos y otros órganos.

Según esta idea, tomar ibuprofeno con la intención de combatir los malestares de una infección leve como el dolor muscular, de cabeza y la fiebre podía resultar contraproducente y agravar el cuadro de COVID-19, al grado de requerir hospitalización debido al desencadenamiento de una respuesta inflamatoria generalizada.

Una correspondencia publicada en The Lancet en marzo de 2020 aumentó las sospechas y alertó a los servicios de salud de todo el mundo para considerar alternativas al fármaco en pacientes con coronavirus; sin embargo, a más de un año del inicio de la pandemia cada vez más evidencia científica demuestra que el ibuprofeno es seguro para tratar los síntomas leves de COVID-19.

Esta vez, el estudio más amplio realizado al respecto confirma que el ibuprofeno no influye en el curso de una infección por COVID-19, ni provoca un efecto adverso que agrava la enfermedad.

El estudio publicado en The Lancet Rheumatology analizó los datos de 72 pacientes de COVID-19 en el Reino Unido que tomaron ibuprofeno antes de resultar positivos y ser hospitalizados. Además, el estudio explicó que los AINEs “proporcionan una analgesia eficaz” en enfermedades inflamatorias y descartó que su administración tuviera relación alguna con el agravamiento o aumento en la mortalidad de pacientes con COVID-19.

Esto no significa que el ibuprofeno sea efectivo para detener la replicación del virus en el organismo, que tenga algún efecto antiviral o su administración sea decisiva cuando se cursa una infección, sino que es seguro administrarlo para tratar síntomas que no requieren de hospitalización.

Los resultados de la investigación coinciden con normativas actualizadas de distintas instituciones de salud estatales; sin embargo, algunos hospitales aún mantienen reservas para administrar ibuprofeno en el caso de pacientes de COVID-19 leve.